15 49.0138 8.38624 arrow 0 arrow 1 4000 1 1 fade http://jigger.cl 300 4000
Masticar
Carolina Labaki te ve y te regala una sonrisa. De esas amplias, sabrosas y sinceras. La risa parece ser uno de sus ingredientes favoritos, porque la tiene a mano y recurre a ella cada tanto. Esta brasileña, oriunda de São Paulo.
Martes 23 de enero de 2018. 13 horas. Marcelo Cicali se toma una copa de vino. Con una sonrisa en los labios, qué duda cabe. Al contrario de lo que se podría pensar, no se encuentra en el Liguria de Lastarria,
“Eres la pastelera más insoportable que he conocido”. Eso le dijeron a Alejandra Hurtado cuando era jefa de pastelería del Hotel Mandarín Oriental de Barcelona. Y, por supuesto, no era la primera vez que le decían algo así.
Lava muy bien la trucha y luego sécala. Después rellénala con el queso de cabra, el tomate bien picado, orégano, sal y pimienta. En una sartén, agrega el aceite de oliva y pon la trucha dos minutos por cada lado.
Cocina la quínoa por 10 minutos con agua, luego déjala escurrir y enfriar. Corta los vegetales en brunoise. Suda la cebolla en la sartén y agrega la quínoa fría y los pimentones crudos. Condimenta. Después, corta las peras.
En una sartén [prueba la nueva Kryptonite de Ilko] con aceite de oliva, saltea los camarones con la pasta de ají amarillo y flambea con el pisco Italia. Una vez cocidos, agrégales sal y reserva. Aparte, en una olla con más aceite de oliva.
Pela la cebolla y el ajo [nosotros somos expertos]. Corta ambos en brunoise*. Lava el cilantro y trózalo en chiffonade*. Exprime el limón de pica y reserva. Abre los piures para limpiar todo su interior.
Moais de piscolate. Un bombón de chocolate con la figura de un moai, y una explosión de pisco y un leve toque de vainilla en su interior. Ese fue uno de los platos de Homenaje a Chile, el libro que lanzaron Joan, Josep y Jordi Roca.
Carolina Bazán se detiene, mira e interviene. Lo hace de forma suave y delicada. Sin embargo, desde la barra del nuevo Ambrosía Bistró salen recetas power y con personalidad. Esta chef, que ha recibido múltiples reconocimientos
Todo aquel que visita Barr carga con una mochila de expectativas; la sonrisa de bienvenida de un equipo de servicio jovial y desenvuelto la hace caer nada más cruzar el umbral. El ambiente colabora: la calidez y el minimalismo.