close

Hielo Submarine

Captura de pantalla 2017-12-12 a la(s) 17.50.10

No se trata sólo de frío. También de sabor, de dilución, de estética. En JIGGER nos topamos un día con Hielo Submarine y vimos la barra iluminarse y, con ello, todo alrededor. Inspiración, creación, pasión. De eso se trata todo.

TXT Daniel Greve

Una flor congelada en un cubo. No. No está atrapada. Esa flor, que nos dice que la primavera también puede llegar bajo cero, es una imagen de perpetuidad. La flor, dentro de ese cubo congelado, traslúcido, prístino, alarga su vida y la pone en pausa. Detiene el tiempo hasta que le permitamos nadar dentro de nuestro siguiente cocktail. Los responsables de que esto sea una realidad son los talentosos Hielo Submarine. Aunque sus hielos son frágiles –pueden trizarse con leves cambios de temperatura– su factura es, por lejos, la mejor que se haya visto en el mercado. El proceso es lento y delicado. Los hielos se arman en grandes moldes, donde se vierten varios litros de agua purificada que luego es congelada. Una máquina especial lo hace: mediante dos bombas –una en cada extremo del gran molde– mantiene el agua en movimiento, imitando así la forma en que un lago se congela [aunque de forma inversa, según explican]. Esto hace que los minerales y otras partículas precipiten, entregando –luego de tres o cuatro días– un hielo puro y cristalino. Una vez que lo tienen, es dimensionado, cortado y secado por separado, para que no se peguen unos con otros. ¿Te suena familiar eso de machacar la bolsa de hielo contra el piso, una y otra vez, antes preparar la piscola? Pareciera parte de la musicalización de toda previa. Stomp. Mayumana. Pero no. Eres tú. Y tu piscola lo sabe. Con estos chicos de Hielo Submarine no es necesario improvisar una batucada bajo cero. En la cocina hay silencio. Y podemos no sólo disfrutar de la música que elegiste, sino que también de hielos estéticos, traslúcidos y perfectos, además de que son grandes piezas que diluyen lentamente tu cocktail, sin aguarlo. Y no querrás ser un aguafiestas, ¿o sí?

Más info y fotos en www.jigger.cl

Leave a Response