close

HUEVOS LIBRES

Vegi

Cada vez más personas quieren saber de dónde viene y cómo se hizo su comida. Y una de las grandes preocupaciones en torno a esto es el bienestar animal: hay gente no está dispuesta a dejar de consumir productos de origen animal –como carne, huevos y leche–, pero sí están totalmente dispuestas a pagar más por uno que le asegure que el animal fue tratado de manera más humana. Este fenómeno ya se instaló en Estados Unidos hace varios años, y hoy es posible comprar carne, huevos y otros productos con el sello Certified Humane, una de las certificaciones de bienestar animal que exige altos estándares para los productores.

En Chile, la tendencia ya llegó. Por ejemplo, en una encuesta realizada por la Facultad de Agronomía de la Pontificia Universidad Católica, casi el 70% de los encuestados dijo estar dispuesto a pagar más por productos lácteos que le aseguraran estándares de bienestar animal. Y Certified Humane ya tiene a su primera empresa certificada en Chile: Ecoterra, que vende huevos libres de jaula en la mayoría de los grandes supermercados. De hecho, el huevo es uno de los productos que representa mayores desafíos en cuanto a bienestar animal: las gallinas ponedoras pasan alrededor de dos años confinadas en pequeñas jaulas de alambre, llamadas jaulas en batería, donde ni siquiera pueden estirar completamente sus alas. Varios estudios demuestran que existe mayor presencia de salmonella en estos sistemas. El American Journal of Epidemiology incluso asegura que el riesgo de contraer esta enfermedad es el doble al consumir huevos de sistemas con jaulas.

Tanto por razones éticas que apuntan al bienestar animal, como por seguridad alimentaria, las jaulas en batería ya están prohibidas en la Unión Europea, Australia, Nueva Zelanda y varios estados de EE.UU., pero en Chile el 98% de la producción de huevo se realiza de esta forma. ¿Qué podemos hacer los consumidores? Además de elegir siempre huevos libres de jaula a la hora de comprar, también podemos hacer presión en restaurantes y hoteles preguntando por el origen de sus huevos. Actualmente existen varias empresas a nivel mundial que ya se han comprometido a dejar de abastecerse de huevos de gallinas enjauladas; desde Nestlé a Unilever, pasando por Kellogg’s, Sodexo, Hilton y decenas más. Ahora es el turno de las empresas chilenas sumarse a esta tendencia. Para que las gallinas estiren sus alas y nosotros consumamos productos más humanos.

Leave a Response