close
clenmeat

Después de casi 15 años siendo vegetariana, ya perdí la cuenta de las veces que he mantenido la misma conversación. Todo empieza cuando mi interlocutor –omnívoro, y no carnívoro, como generalmente piensa sobre sí mismo– me pregunta por las proteínas. Yo le explico que es un mito, que hay muchas y variadas fuentes vegetales de donde obtenerlas, y que incluso una dieta vegana o vegetariana estricta está aprobada como saludable por la Sociedad Dietética Americana [ADA] para cualquier etapa de la vida humana: embarazadas, adolescentes en crecimiento, niños de cualquier edad y adultos mayores. También puedo mencionarle que la industria ganadera es responsable del 18% de los gases de efecto invernadero, culpables del cambio climático, y que este porcentaje supera las emisiones del transporte; es decir, solo la cría de vacas contamina más que todos los autos, buses, camiones y aviones del mundo. O que comer carne, además de estar directamente relacionado al cáncer y a enfermedades cardiovasculares, crea una resistencia a los antibióticos de la que varios científicos ya están preocupados. A veces también digo que cada año muere un número inabarcable –sí, porque son tantos miles de millones, que las cifras pierden sentido y es imposible imaginarlos– de animales por la tradición de comer carne, que en ningún caso es una necesidad. Generalmente, la conversación termina con mi interlocutor usando su último recurso: “pero si la carne es tan rica”. Y, como sobre gustos no hay nada escrito –o demasiado–, un abismo se abre entre nosotros. Hasta ahora, que parece que podemos llegar a un punto de acuerdo gracias a la #CleanMeat, o carne limpia, como algunos llaman a un nuevo tipo de carne. Se trata de una variedad única que está desarrollando la empresa Memphis Meats [www.memphismeats.com], ubicada en San Francisco, a través del cultivo de células. De esta forma, se obtiene carne de excelente calidad [porque se cultivan las mejores células], sin antibióticos, sin daño medioambiental y sin matar animales. Sus creadores calculan que en 5 años más sus productos estarán en el mercado. Y tal como cuando comenzó el boom de las energías limpias, el debate se abrirá con fuerza. Personalmente, creo que la mejor opción sigue siendo no comer carne, pero al menos ya tendremos una solución para quienes no quieran hacerse vegetarianos.

TXT de Ignacia Uribe
IMG de Chavezónico

 

CHECK el video que explica gráficamente de qué se trata todo esto, AQUÍ.

 

 

 

Leave a Response